Generalmente, cuando la PC no puede correr un juego inmediatamente consideramos la posibilidad de comprar un nuevo equipo o, al menos, de actualizar algunos de los componentes críticos (tarjetas de video y memoria RAM, principalmente). Lamentablemente, muchas de las consultas a nuestros bolsillos nos dan un golpe de realidad y la compra se frustra en el acto.

No obstante, lo que algunas personas no saben es que pueden mejorar el rendimiento de los juegos de PC sin gastar un centavo. Por supuesto, tales mejoras no igualarán al incremento en performance que nos puede otorgar un hardware más nuevo y potente. Sin embargo, los siguientes tips pueden hacer que los juegos corran notoriamente más fluidos y su aplicación es recomendable antes de correr a comprar nuevo equipamiento.

Actualiza los drivers de la tarjeta gráfica

Muchos de los problemas a nivel hardware tienen su origen en drivers corrompidos o desactualizados. Los componentes que se utilizan al momento de correr videojuegos no están exentos de esta problemática, razón por la que chequear su estado nunca está de más. De este modo, dirigirse al sitio oficial de la compañía fabricante para obtener los controladores más nuevos es una opción inteligente.

En caso que no encuentres lo que buscas en tales páginas, siempre tendrás la posibilidad de descargar alguna de las aplicaciones para drivers disponibles en el mercado. Los que ellas hacen es chequear la totalidad del hardware instalado y el estado de sus controladores para comprobar si es necesaria una actualización. En caso de serlo, esos mismos programas se encargan de descargar e instalar los componentes necesarios. Buenas opciones para realizar esta tarea son Driver Detective y DriverMax.

Drivermax: una herramienta para actualizar todos los drivers del sistema

Finalmente, es importante destacar que debes prestar atención con los controladores que se encuentran dentro de los discos provistos por la empresa fabricante de la tarjeta. Ello no quiere decir que sean poco confiables, sino que pueden haber quedado obsoletos desde que fueron quemados en tales discos.

Ajusta las opciones de la tarjeta de gráficos

Luego que te hayas asegurado que tus drivers están actualizados, es momento de ajustar las opciones de la tarjeta en sí. Muchas personas solo instalan los componentes de los discos de tal pieza de hardware y nunca tocan las herramientas que se encuentran entre ellos. No obstante, las mismas fueron incluidas por su importancia para sacarle el jugo al equipamiento que acompañan.

Generalmente, las tarjetas gráficas tienen una suerte de panel de control en donde es posible ajustar opciones relacionadas a los filtros de texturas (que estilizan y limpian las texturas), el antialiasing (que reduce la apariencia pixelada o “ruidosa”), el V-Sync (la sincronización vertical) y muchas otras configuraciones.

El panel de control de las tarjetas NVIDIA tiene muchísimas opciones

Las tres opciones nombradas tienen una importancia esencial en la performance de los juegos para PC. En términos generales, reducir el nivel de las mismas (o desactivarlas, como en el caso de V-Sync) puede ayudar notablemente en el rendimiento y su fluidez. Por supuesto, no esperes que el juego se vea de la mejor manera, ya que al ajustar estas opciones estarás sacrificando calidad.

Lo mejor que puedes hacer en este respecto es leer la ayuda de cada uno de los paneles de control para así interiorizarte con el accionar de cada opción y como pueden ayudarte.

Libera recursos de la PC

Una de las mejores cosas que puedes hacer antes de jugar a un título en especial es cerrar todo programa y servicio que no sirva exclusivamente al juego. Esto es especialmente cierto para computadoras más anticuadas, ya que las aplicaciones que se dejan abiertas ocupan recursos de forma innecesaria, los cuales podrían servir a que el juego corra de manera más fluida.

A la hora de chequear esto es muy importante revisar los servicios y no solo las ventanas que están abiertas. Sucede que muchos programas se cargan junto al arranque de Windows y no todos se muestran. No obstante, los mismos consumen recursos desde ese segundo plano. Para ello, entonces, lo mejor es explorar qué aplicaciones son las que se autoinician al encender el equipo.

Ayúdate del Organizador de CCleaner para quitar programas del Inicio

Para ello es posible utilizar la opción msconfig en Windows 7 o la sección de inicio del administrador de tareas de Windows 8. Asimismo, aplicaciones como CCleaner cuentan con módulos especiales para desactivar programas que se cargan en el arranque.

Ajusta la configuración dentro del juego

Todo juego moderno con un mínimo de desarrollo dispone de una sección de opciones que puedes tocar para mejorar el rendimiento final. De hecho, estas configuraciones son las que mayor impacto pueden tener sobre el juego, dado que están diseñadas específicamente para ello. Si bien no hay un acuerdo respecto a qué opciones poner a disposición de los jugadores, en muchos títulos encontrarás ajustes de resolución, iluminación, nivel de detalles, versión de DirectX, entre otras.

Las opciones gráficas de GTA IV son un buen ejemplo

Como ya hemos mencionado antes, reducir algunos de estos valores puede ayudar a que el juego corra más fluido y sin sobresaltos. Incluso hay ciertos aspectos que pueden ser retocados sin que la calidad gráfica del título decaiga demasiado. Como antes, la idea es “jugar” un poco con tales configuraciones para ver cómo responde el juego y la PC.

Utiliza herramientas de ajuste automático

Finalmente, y en caso que todos los pasos anteriores no hayan resultado en una mejora notable (o que no tengas ganas de realizar tantos ajustes de forma manual), siempre contarás con la opción de utilizar alguna de las herramientas de ajuste automático que se encargarán de realizar todas las modificaciones necesarias por ti.

Aplicaciones como Game Booster, Wise Game Booster y Razer Game Booster cuentan con diferentes módulos de trabajo que harán los ajustes correspondientes por ti. Así, te encontrarás con comandos para que se realicen cambios a nivel global o podrás hacer uso de diferentes herramientas específicas para ajustar un área determinada que te interese tratar en detalle.

Razer Game Booster: una exhaustiva herramienta de ajuste automático

Como dijimos al comienzo, estas son solo recomendaciones que vale la pena tener en cuenta para mejorar la performance de los juegos de PC. Sin embargo, estos consejos no reemplazan al salto de rendimiento que significa mejorar los diferentes componentes de hardware. Por ello, y pese a que nunca está de más realizar todos los pasos aquí descriptos, lo cierto es que invertir en una computadora gamer siempre es una buena opción.

16
ene
2013

Programas Recomendados

icono programa DriverMaxDescargar
icono programa Driver DetectiveDescargar
icono programa CCleanerDescargar
icono programa Game BoosterDescargar
icono programa Wise Game BoosterDescargar
icono programa Razer Game BoosterDescargar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>