Home » Tutoriales » Manuales de Uso » Cómo crear un rostro en 3D a partir de una imagen con Poser 9
31
octubre 2012

Cómo crear un rostro en 3D a partir de una imagen con Poser 9

Tal vez muchos de ustedes no lo conozcan, pero Poser es un programa que ha acompañado a animadores 3D y diseñadores por más de una década. Su potencia combinada con su facilidad de uso hizo que muchos comiencen a conocer a esta plataforma como el software de animación para los usuarios intermedios.

Por ello, si alguna vez estuviste tocando algún programa de este estilo o ya estás familiarizado con ciertos procesos de animación en tres dimensiones, entonces te invitamos a sumergirte en este tutorial. En él veremos como un apartado específico conocido como Face Room, dentro del cual encontraremos todas las herramientas para crear nuestra propia cara en 3D. Y aunque pueda sonar complejo, la última versión de Poser lo hace más fácil de lo que crees.

Consideraciones previas

Antes de comenzar necesitaremos dos fotografías de un rostro cualquiera (puede ser el nuestro o el de cualquier otra persona, siempre y cuando cumpla con los requisitos estipulados a continuación). Una de ellas deberá ser una toma de frente en primer plano mientras que la segunda será una foto de perfil también en primer plano.

image post

Es muy importante que las dos fotografías estén bien alineadas, que estén tomadas de cerca (lo suficiente como para que se aprecien nítidamente todos los detalles) y que dispongan de una iluminación apropiada, sin sombras ni contrastes fuertes. Asimismo, cualquier accesorio facial (aros, lentes, etc.) deberá quitarse, dado que todo esto puede causar deformaciones en el modelo.

Finalmente, uno de los aspectos más relevantes tiene que ver con la simetría, no solo entre los dos lados de un eje imaginario en cada una de las imágenes, sino entre las fotos entre sí. Para ello, es bueno definir una altura determinada y hacer coincidir los ojos, la boca y la nariz. Si todos estos parámetros se tienen en cuenta, el proceso seguramente será un éxito.

Importación y alineación de las fotografías

Ahora será momento de abrir Poser 9 y seleccionar alguno de los modelos existentes. Básicamente, éste es como una suerte de maniquí que “vestiremos” con la cara de nuestra fotografía, por lo que deberemos elegir alguno que se condiga con los resultados que esperamos. En tal sentido, el programa provee varias cabezas que representan rasgos étnicos y variaciones faciales comunes.

image post

Una vez definida la figura, será momento de acceder a la pestaña Face en donde realizaremos la generación del modelo 3D. Aquí hay que tener en cuenta que no todas las figuras son susceptibles de ser trabajadas en este apartado, por lo que seremos notificado en caso que aquella que hayamos seleccionado no sea compatible. En caso de no serlo, simplemente escogeremos otra hasta que no se presente ningún problema.

El paso siguiente será cargar las fotografías al ambiente de trabajo, algo que puede hacerse a través del botón Load o mediante el arrastre de las imágenes deseadas al área marcada como Photo Lineup. Hay que tener en cuenta que la foto frontal debe ser cargada en donde dice “Load your front face photo here” mientras que la de perfil debe serlo en el campo marcado como “Load your side face photo here”.

Con las imágenes ya importadas al programa, tendremos que hacer algunos ajustes más generales para luego lanzarnos a la alineación más detallada y precisa. De esta manera, Poser 9 nos preguntará que indiquemos con un clic sobre nuestras imágenes en donde se encuentran algunos rasgos, como el ojo derecho, la comisura izquierda de los labios y el mentón. Esto es muy sencillo, dado que solo hay que seguir las indicaciones del ejemplo provisto por el propio programa.

image post

Una vez hechas estas tareas, veremos como en el Photo Lineup de ambas fotografías aparece una especie de dibujo y veremos cómo se genera una versión previa de la cara en el apartado llamado Face Preview. No obstante, aún estamos a algunos pasos de terminar. Una de las tareas a emprender a continuación es la de encajar los rasgos de nuestras fotografías dentro de ese esquema que aparece sobre ellas, procedimiento para el que utilizaremos los tres íconos con forma de cabeza que sirven para girar, redireccionar y mover las imágenes.

image post

Como consejo general, hay que tratar de encajar de la forma más perfecta posible tanto los ojos como la boca. En caso de lograrlo, todo lo demás se adaptará de manera óptima sin que tengamos que esforzarnos en lo más mínimo. Eso sí, durante el proceso de alineación, lo ideal es controlar todo cambio con lo que sucede dentro de la ventana de Face Preview y monitorear que no se deforme lo que vemos allí. Otra sugerencia es ir guardando cada modificación para no perder minutos de valiosos ajustes.

Para este trabajo (que podríamos denominar quirúrgico) deberemos hacer uso de los puntos verdes que se muestran en el contorno rojo teniendo en cuenta las variaciones del rostro. En tal sentido, muchas veces funciona mejor el “buen ojo” que la medición dura sobre las imágenes. Haremos esto hasta que el modelo quede de la mejor manera.

Retoque y edición de los rasgos faciales

Una vez alineadas las dos fotografías será la hora de acomodar los rasgos de acuerdo a nuestras preferencias y necesidades. Para ello contaremos con dos paneles repletos de opciones llamados Face Shaping Tool y Face Texture Tool. Una vez más, la idea es que vayamos probando cada cambio hasta comprender qué hace cada uno y hasta encontrar la medida justa en que los necesitemos (en caso que los necesitemos).

image post

Hay que tener en cuenta que todo esto lleva un poco de tiempo, dado que se trata de un proceso en donde la precisión y el trabajo detallado son requerimientos indispensables para que el producto final tenga la mejor calidad. Una vez que se hayan logrado todos los cambios, será momento de aplicarlos, algo que se logra mediante la opción “Apply to figure”. Todos los cambios pueden ser apreciados en la pestaña de Pose.

image post

Esto último nos permitirá ver el resultado final, el cual podrá ser modificado en todo momento mediante la vuelta a la pestaña Face. Esto es posible tantas veces como sea necesario, por lo que, insistimos, hay que tomarse todo el tiempo necesario para que salga de la mejor manera.

Conclusiones

Una vez realizados todos los pasos anteriores, veremos el resultado final que, en caso de haber alineado correctamente los rasgos, será una recreación 3D de las fotografías utilizadas como base. De este modo, habremos digitalizado una cabeza que podrá ser utilizada en cualquiera de nuestros personajes e historias.

Como se puede ver, Poser 9 es una herramienta que tiene una potencia más que interesante pero que no implica complicados procedimientos de trabajo. Es que, si ves de cerca, te darás cuenta que en unos pocos pasos llevamos una fotografía hacia el espacio de trabajo y los resultados muestran una calidad realmente asombrosa que, a no engañarse, es solo el comienzo de un trabajo de animación que requerirá de tiempo y dedicación para aprovecharlo al máximo.

Sin embargo, este es uno de los primeros pasos que puedes emprender para comenzar a conocer (y enamorarte) de un programa perfecto para animadores y diseñadores interesados en el 3D. ¡No lo dejes de probar!



Programas Recomendados

Descarga el tutorial en PDF

Escritor entre comillas, entusiasta de la tecnología en todas sus formas, y enfermo de los RTS. Una suerte de Magallanes de los géneros musicales, amo la música con una devoción cercana a la locura. Ávido lector de todo lo que caiga en mis manos, desde una novela hasta la parte trasera del shampoo. Mi vida discurre iluminada por una pantalla ...