Etiquetas:
Categoría: Tutoriales

Adobe Photoshop

Adobe Photoshop es el editor fotográfico por excelencia. Su gran variedad de opciones y herramientas hace que este software resulte igualmente efectivo y práctico para usuarios de todos los perfiles profesionales. Sin embargo, llegar a sacarle el máximo partido a este software es realmente complejo y es posible que muchas de sus características más interesantes pasen desapercibidas para los fotógrafos aficionados.

En el blog de mp3.es queremos que esto deje de ser así y por eso nos hemos propuesto enseñarte algunas de las técnicas más interesantes para editar de una forma rápida y vistosa tus imágenes con Adobe Photoshop. En este caso echamos un vistazo al apartado “Opciones de fusión”, una herramienta que encontrarás en primer lugar en el menú desplegable que podrás ver si pulsas con el botón derecho del ratón sobre la capa a la que quieras aplicar el efecto.

Bevel & Emboss

Esta primera opción (en nuestro caso estamos utilizando Adobe Photoshop CS6, por lo que es probable que, si usas una versión anterior del software encuentres los apartados de esta lista en diferente orden) te permitirá aplicar biseles y relieves a tus figuras. Se trata de una herramienta un tanto especial, ya que incorpora dos subapartados: contorno y textura.

Por partes. Si pinchas sobre la opción “Bevel & Emboss” verás un completo menú que te permitirá editar este efecto para ajustarlo a tus necesidades. Básicamente, las opciones te darán la posibilidad de modificar la estructura del relieve y el equilibrio de luces y sombras. El apartado superior de los ajustes se corresponde con la primera de las alternativas, en la que encontrarás parámetros como la profundidad del bisel, la dirección de la luz, el tamaño y el suavizado del borde.

Por otro lado, bajo estas opciones podrás personalizar las sombras, es decir, el ángulo, opacidad y el modo de fusión que éstas deben presentar para conseguir el efecto deseado. El punto fuerte de este menú es que es posible editar por separado las zonas oscuras de las iluminadas con exactamente las mismas opciones en ambos casos.

Adicionalmente encontramos las opciones “Contour” y “Texture”, esto es, “Contorno” y “Textura”. Como verás, ambas se encuentran dentro de la misma categoría ya que no aplican efectos por sí solas, sino que más bien sirven para complementar el efecto principal. Lo cierto es que es posible lograr grandes resultados sin estas dos opciones, pero te invitamos a trastear y hacer cuantas pruebas necesites. Revertir los cambios es tan sencillo como cerrar la ventana activa.

Stroke

La cualidad “Stroke” hace referencia al contorneo de la imagen. Lo cierto es que se trata de un apartado con pocas sorpresas. Únicamente podremos decidir el tamaño del borde, su posición (centrado, interior o exterior) y la opacidad del mismo. Del mismo modo podremos elegir si queremos que esté compuesto por un color sólido, por un degradado o por uno de los patrones clásicos de Photoshop.

Inner Shadow, Inner Glow, Outer Glow y Drop Shadow

Hemos incluido en este apartado cuatro opciones que se encontraban consecutivas en anteriores versiones del software (“Drop Shadow” antes se denominaba “Outer Shadow”) y que sirven, básicamente, para añadir sombras y resplandores a la capa.

La diferencia entre unos y otros es que, aquellos que incluyen la etiqueta “Inner” hacen referencia a efectos internos, es decir, desde el contorno de la figura hacia dentro, y los demás, “Outer” y “Drop”, se refieren a resplandores (Glow) o sombras (Shadow) exteriores.

En el apartado de sombras es posible editar su opacidad, el ángulo de incidencia de la luz, la distancia a la que esta debe situarse del centro de la imagen (Distance), el grado de definición de los bordes (Choke) y su tamaño (Size). Bajo estas opciones podrás editar la calidad de la sombra y su nivel de ruido, si es que precisaras incluirlo. Es interesante que sepas que la casilla “Use Global Light” (“Usar luz global”) te ayudará a conseguir que todos los efectos de iluminación que añadas a tus composiciones guarden una correlación lógica y un debido equilibrio entre luces y sombras. Si desactivas este recuadro podrás editar por separado cada uno de los efectos para aplicar un ángulo de incidencia diferente a cada uno de ellos.

En el caso de los resplandores, las opciones son muy similares. La única diferencia la encontramos es que, además de que los apartados están situados en posiciones diferentes, en este caso podemos modificar el color del resplandor. Además, alternando las casillas “Edge” y “Center” podemos hacer que el efecto parta de los bordes y se difumine hacia el centro o viceversa.

El recuadro “Technique” sirve, a su vez, para lograr una apariencia más difuminada o precisa. Aunque ambos parámetros están configurados por defecto, los niveles “Choke” y “Size” se han desplazado hasta este apartado para permitirte modificar el tamaño y el grado de definición de los bordes.

El último apartado, titulado “Quality“, hace referencia al tipo de resplandor. Las opciones son muy variadas en cuanto a contornos (si pulsas sobre el cuadro gris y blanco podrás comprobarlo por ti mismo), por lo que el repertorio de efectos que podrás conseguir explorando este apartado es realmente interesante. Este espacio incluye, al mismo tiempo, un nivelador de ruido, para aplicar ciertas irregularidades al resplandor.

Pattern Overlay

Esta opción es una de las menos utilizadas, aunque puede que te sea de ayuda conocer su funcionamiento para algún proyecto en particular. Básicamente se trata de una herramienta que rellenará toda la capa con uno de los patrones incluidos por defecto en Photoshop. Es importante que sepas que, en caso de querer añadir nuevos patrones, podrás hacerlo siempre y cuando los archivos tengan la extensión .PAT.

Para explorar el repertorio que Adobe ha dispuesto para esta función, sólo tendrás que pinchar sobre el cuadro del patrón y, acto seguido, hacer lo propio sobre la rueda de la derecha. Esto te mostrará una lista de opciones entre las que verás los apartados correspondientes a la carga de nuevos patrones o a la edición de los ya existentes. Pues bien, las últimas de estas opciones corresponden a las diferentes bibliotecas de patrones que podrás cargar en la bandeja superior haciendo clic sobre ellas.

Por supuesto, podrás modificar la opacidad del patrón así como su escalado, es decir, el tamaño que debe tener el mismo y que implica la cantidad de veces que este se repetirá dentro de la figura que va a rellenar.

Color Overlay y Gradient Overlay

Estos dos apartados funcionan de manera muy similar entre sí y, al mismo tiempo, son una evolución del “Pattern Overlay” explicado anteriormente. A grandes rasgos sirven para rellenar la figura del mismo modo en que veíamos en el apartado precedente solo que con un contenido distinto.

En el caso del “Gradient Overlay” tendremos la posibilidad de cubrir toda la figura con un degradado de varios colores. En esta sección veremos que, de nuevo, la opacidad, la escala y el modo de fusión están disponibles para su ajuste. Este último desplegable, situado en la parte superior de todos los efectos, sirve para definir de qué manera queremos que los colores se mezclen con el fondo ya existente. Si no quieres complicarte la vida, o si aún no has experimentado demasiado con este programa, lo mejor es que dejes esta casilla en la opción “Normal”.

La herramienta “Color Overlay”, por su parte, funciona de la misma manera que la anterior, con la salvedad de que se trata de un relleno de color plano. Podremos, por tanto, elegir qué tono queremos agregar, el modo de fusión y su opacidad. Ni más ni menos.

Satin

Llegamos a la última de las herramientas que vamos a explicar en este tutorial y puede que una de las más desconocidas. Se trata de la opción “Satin”, que sirve para crear reflejos metálicos sobre cualquier superficie. Los ajustes disponibles en este apartado difieren poco de los que ya vimos en las sombras y resplandores, sin embargo, este efecto puede ayudarnos a dar un toque más vivo y realista a cualquier superficie metálica si se usa debidamente.

Un consejo que debes tener en cuenta a la hora de lanzarte a experimentar con este apartado es que, si el material sobre el que quieres aplicar el reflejo es demasiado oscuro por naturaleza, utilizando un color más claro y seleccionando el modo de fusión (“Blend Mode”) “Trama” (“Screen” si, como en nuestro caso, utilizas Adobe Photoshop en inglés) conseguirás darle un toque más vívido y llamativo a la superficie. Si, por el contrario, buscas compensar un poco una luminosidad ya existente, elige un color más oscuro y el modo de fusión “Multiplicar” (“Multiply”).

Y eso es todo. Haciendo pruebas y descubriendo las configuraciones que mejor se ajustan a tus necesidades conseguirás acabados realmente profesionales. Desde el blog de mp3.es te invitamos a aportar un aspecto distinto a tus proyectos con las opciones de fusión de capa de Adobe Photoshop, una herramienta desconocida para usuarios menos experimentados pero, indudablemente, llena de posibilidades.

03
ago
2014

Programas Recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>