Etiquetas:
Categoría: Noticias

El mundo de las aplicaciones, como todos los ámbitos de la vida, tiene su lado absurdo. Llamémosle inverosímil, o peculiar, si suena más bonito, pero lo que está claro es que las nuevas tecnologías nos atontan, nos hacen mascar chicle con la boca abierta mientras andamos por la calle zombificados por la pantalla de nuestros móviles.

Puede que este post no siente del todo bien al resto de blogs de la competencia (lo sentimos, Xataka), pero es bastante evidente que en esto de las modernidades, la frontera que separa lo realmente útil u original, del absurdo más absoluto, está cada día más desdibujada. Por ello, y porque ya era hora de que alguien lo dijese, hoy queremos repasar el lado más tontaco de la tecnología. Hablar claro, vamos, por la gloria de mi Android.

Los “selfies”

Mira la foto que hemos dejado bajo estas líneas y responde a una pregunta, ¿qué parece? Si tu respuesta es “un selfie”, entonces estás intoxicado/a con el virus del absurdo inoculado por las nuevas tecnologías. Puede que por culpa de Ellen Degeneres, del difunto Steve Jobs o del Papa Francisco, las clásicas “autofotos” ahora han pasado a denominarse con este cursi y manido término anglosajón que no ha descubierto precisamente nada nuevo. De hecho, como puedes ver en los rostros de estos simpáticos señores de principios de los años 20, lo de sujetar una cámara encuadrándose uno mismo no es un invento del futuro.

Selfies

De hecho, como pudimos saber hace unos meses, el famoso retrato tomado durante la gala de los premios Oscar 2014 que puso de moda este término no fue más que una campaña publicitaria de Samsung. Esta empresa, por cierto, ha reconocido en estos días la contratación de trabajadores infantiles en China y ha afirmado que ya ha abierto una investigación para esclarecer los hechos una vez han sido filtrados a la prensa. Por lo que el término selfie ha sido puesto en boca de medio mundo gracias a un anuncio de una empresa cuyos métodos empiezan a ser bastante cuestionables (sí, a veces nos gusta mezclar las cosas, para qué nos vamos a engañar). Ahora vas y lo cascas.

Selfie Ellen Degeneres

La aplicación de Kim Kardashian

Si de algo no hay duda es de que Kim Kardashian es uno de los productos más rentables del momento. Las campañas publicitarias en torno a la figura de una de las celebridades más conocidas del mundo mueven millones de dólares cada año y, según vemos, funcionan de maravilla. El currículum de esta señorita la define como empresaria, modelo y actriz. O lo que es lo mismo, chica resultona que ha conseguido reunir una cuantiosa suma y goza de los contactos adecuados. ¿De dónde viene la popularidad de Kim Kardashian? Más allá de sus romances, apariciones públicas y otros devaneos, esta joven armenio-estadounidense le debe su fama al reality show Keeping Up with the Kardashians, con escándalo sexual de por medio.

Por aquel entonces, hablamos del año 2007, Android no era más que esto:

Android en 2007

Sin embargo, en la actualidad, Kim Kardashian presta su nombre a una aplicación que ha superado los cinco millones de descargas sólo entre terminales Android. En ella, los jugadores tienen la posibilidad de convertirse en esta estrella del mundo del famoseo por unas horas, eligiendo vestimenta, asistiendo a eventos y fiestas de lo más exclusivo… Nada nuevo, una absurdez, en realidad, pero una absurdez rentable.

Kim Kardashian

Smartwatches

Un reloj con Android es exactamente lo que el ser humano necesitaba para llegar a completar su actual etapa evolutiva (nótese el cariz irónico de tal afirmación). Tampoco se trata de nada nuevo. De hecho, los Power Ranger se comunicaban entre ellos por una especie de dispositivo similar enganchado a su muñeca. Entonces, ¿por qué parece haber llegado para quedarse? Muy sencillo, por culpa de la falta de imaginación de los responsables de hacer evolucionar la tecnología que deben seguir rentabilizando el sistema operativo más utilizado del mundo en dispositivos móviles.

Los teléfonos curvos, transparentes e, incluso, flexibles, parece que no terminan de llegar. O puede que sean demasiado caros de producir y, claro, la industria debe mantener su fuente de ingresos intacta. Por ello, la idea de instalar Android en un dispositivo de muñeca que básicamente hace lo mismo que un teléfono de última generación pero dentro de una pantalla mucho más pequeña e incómoda se antojó perfecta para los fabricantes. De hecho ya empiezan a tentarnos con nuevas funcionalidades que sólo podremos disfrutar desde esta clase de terminales. Necesidades que nunca imaginamos que tendríamos pero que, dentro de unos años, parecerán fundamentales.

Smartwatches

Las versiones de Flappy Bird

Cuando, hace meses, el creador de Flappy Bird decidió matar a su criatura movido por un éxito que no fue capaz de gestionar, millones de personas en todo el mundo se echaron las manos a la cabeza. Se trataba de uno de los juegos más absurdos que habíamos visto desde la irrupción de Pou un año antes y, sin embargo, los usuarios de Android parecieron quedar huérfanos al no poder disfrutar de semejante desvarío, aun cuando era imposible superar más de cinco o seis árboles seguidos.

Sin embargo, esto fue suficiente para que apareciera un sinfín de imitaciones más o menos originales de este inverosímil desafío. Drag queens, perros, excrementos… Todos los personajes parecieron válidos durante un tiempo para volver a traer a los teléfonos de medio mundo aquel formato. En medio de la oligofrenia desatada todo llegó a parecernos normal, incluso ver la cara de Miley Cyrus con la lengua fuera flotando en medio de un escenario indefinido.

Flying Cyrus

05
mar
2015

Programas Recomendados

icono programa Kim Kardashian: HollywoodDescargar
icono programa Flappy BirdDescargar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>